Conexión Andrómaco 34

Con exión Andrómaco | 23 | Noviembre de 2017 Por las rutas FARMACIA SUIZA Declarada de interés histórico y turístico para la Ciudad y considerada la segunda en importancia de Buenos Aires, se estima que la Farmacia Suiza abrió sus puertas entre 1890 y 1895. A pesar de su bien merecido título, no hay muchos datos de esta botica que se encuentra en el mismo local de Tucumán y Maipú desde 1907. A principios del corriente siglo, el edificio que la alberga estaba tan derruido y con sus ventanas tapiadas con ladrillos que parecía estar listo para ser derribado y dejar su espacio a un nuevo emprendimien- to. Por suerte, los dueños del lugar decidieron reciclarlo para devolverle a la ciudad una de las vistas más bellas del Art Nouveau. Gracias a la restauración realizada por el estudio Aslan y Ezcurra entre 2003 y 2004, en su fachada puede apreciar- se la ornamentación de mayólicas verdes y amarillas, rose- tones y frisos florales bajo la cornisa del remate. Este edifi- cio construido por el arquitecto y pintor francés Louis Dubois conserva también la herrería original. Apenas ingresar, llaman la atención tanto el imponente mueble de roble de Eslovenia labrado como sus estanterías, que son los mismos desde que se inauguró la farmacia. Dice la leyenda que el ebanista suizo que los realizó hizo una réplica exacta de los muebles que había en una botica de su tierra natal. Entre sus escaparates, conviven antiguos frascos con modernos blisters, y adornan la puerta de madera de una de sus vitrinas un escudo argentino y otro suizo, uno al lado del otro, en perfecta armonía. También pueden apreciarse antiguos afiches publicitarios enmarcados y una simpática escultura de un boticario hecha en madera. Aunque ya no ofrecen el "bálsamo maravilloso de Kriegel, tónico, estimulante, febrífugo y antiespasmódico”, especia- lidad de la casa a fines de siglo XIX, sus farmacéuticos con- tinúan preparando recetas magistrales. FARMACIA DE LA ESTRELLA Museo viviente y testigo silencioso de grandes debates his- tóricos, la Farmacia de la Estrella es considerada la más importante de Buenos Aires por haber sido la primera fun- dada en tierras porteñas. Preocupado porque la ciudad no tenía botica, el Dr. Bernardino Rivadavia convocó al botánico y bioquímico piamontés Pablo Ferreira, de muy respetable fama en el viejo continente, para solucionar tamaño inconveniente. Fue así como, en 1834, De la Estrella se convirtió en la Farmacia de la Estrella

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw