Conexión Andrómaco 34

10°aniversario de nuestra revista | 14 | DR. MIGUEL LARGUÍA Revista Conexión N° 2 Noviembre 2007. Médico Pediatra. Académico de Número Sitial Número Dos de la Academia Nacional de Medicina. Premio Maestro de la Neonatología Argentina, Academia Nacional de Medicina, Junio 2014. Consultor de UNICEF. EPIGENÉTICA Y MICROBIOMA EN LOS PRIMEROS 1000 DÍAS CRÍTICOS. EL DESAFÍO EN LA VENTANA DE OPORTU- NIDADES. Sanitaristas y epidemiólogos han asistido con asombro, al aumento de las enfer- medades crónicas no transmisibles del adulto (ENT). En estos momentos ocu- pan el primer lugar en las causas de muertes prematuras, lugar que ocupaba hasta hace no mucho las enfermedades infecciosas. Estas ENT son la obesidad, la hiperten- sión arterial, la diabetes tipo II, las enfermedades coronarias, la hipercoles- terolemia, los accidentes cerebro vascu- lares, etc. Ahora sabemos que este aumento, hasta hace poco inexplicable, es la consecuencia de factores ambientales sobre el genoma humano. En forma resumida diríamos: el genoma propone y el ambiente dispone. Factores nutriciona- les, pero también emocionales (stress, depresión, violencia, etc.) y secundarios a determinantes sociales desfavorables , no modifican la secuencia de las cadenas helicoidales del ADN. Pero por metila- ción del ADN, acetilación de las histonas y otras modificaciones del ARN, la expresión de los genes se atenúa o incluso desaparece y resultan precisa- mente en la causal del incremento de las ENT. Se define a los primeros 1000 días críti- cos, como aquellos en el que nuestro genoma queda especialmente expuesto a los factores epigenéticos mencionados. Estos 1000 días resultan de la sumato- ria de los 280 días de la gestación, más los dos primeros años. Esta ventana es por lo tanto la ventana de oportunida- des, para bien o para mal, de nuestro pre- sente y nuestro futuro. Entre las acciones favorables para la pro- gramación de las personas, la de mayor impacto es el diseño natural de la espe- cie, es decir la alimentación a pecho exclusivo los primeros seis meses y luego su extensión a los primeros dos años. Como recomienda la OMS: "la leche humana (LH) contiene componentes bioactivos moduladores del presente y del futuro de las personas humanas”. Otro aspecto asociado, esta vez al aumen- to de enfermedades alérgicas (asma, eczema, etc.) e inflamatorias (colon irri- table, colitis ulcerosa, etc.), es conse- cuencia de alteraciones del microbioma, ecosistema dinámico y milenario repre- sentado por 1014 bacterias que se alojan en nuestro ahora llamado superorganis- mo. Actúan en forma simbiótica y mutualista, perfeccionando respuestas adaptativas, metabólicas e inmunológi- cas. Cuando el microbioma se altera por falta de diversidad o número, nuestro organismo se altera (disbiosis) y causa las enfermedades arriba mencionadas. Para las dos situaciones, ENT y disbiosis, será necesario elaborar políticas para pro- mover el parto vaginal, la lactancia materna, la restricción de antibióticos a humanos y animales, como así también de antiácidos que neutralizan el PH ácido gástrico. La humanidad agradecería. Ac. Miguel Larguia

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw