Conexión Andrómaco 32

| 24 | Los retinoides tópicos se utilizan desde 1962. La primera sus- tancia estudiada fue la tretinoína. La tretinoína, ácido retinoico o vitamina A Ácida es un deri- vado natural de la vitamina A de primera generación no aro- máticos que consiste en el ácido carboxílico del retinol. Es la forma activa de la vitamina A. SU EMPLEO PARA EL ACNÉ Es uno de los retinoides más utilizados para el tratamiento tópico del acné junto con el adapalene. Es una forma ácida del retinol o vitamina A. Fue el primer retinoide tópico indicado para el tratamiento del acné vulgar desde los años 60 y tam- bién en el tratamiento de procesos caracterizados por una alteración en la queratinización, debido a la actividad benefi- ciosa que tiene la molécula. Su principal mecanismo de acción es reducir la activación de las metaloproteinasas, que son enzimas que degradan el colágeno. Los retinoides bloque- an este paso previniendo el envejecimiento cutáneo (1) . Así, el ácido retinoico tópico se ha mostrado efectivo en el trata- miento de las queratosis actínicas y otras lesiones preneoplá- sicas cutáneas, como en las ictiosis, la psoriasis y el líquen plano (2) . En el acné produce una queratólisis indirecta mediante la esti- mulación del epitelio queratinizado, sin actuar sobre la glán- dula sebácea. Durante su aplicación es frecuente la aparición de irritación y descamación local. La tolerancia está relaciona- da con el vehículo en el que está formulada, por ello las pre- sentaciones en lipososmas son las menos irritantes (3) . Durante su administración es habitual la aparición de descamación e irritación en el sitio de aplicación, relacionado de forma pro- porcional con la concentración utilizada. Es más intensa en las dos primeras semanas de uso, siendo más frecuente en aque- llos pacientes con piel intolerante y atópica. La tretinoína ha sido y es utilizada como tratamiento de los trastornos de hiperpigmentación, como en el melasma, por mecanismos de estimulación de queratinocitos y reducción del traspaso de melanosomas, ya que permite una mayor penetra- ción de otros activos. Se piensa que inhibe la transcripción de tirosinasa, interrumpe la síntesis de melanina, inhibe las pro- teínas 1 y 2 (TRP 1 y TRP 2) relacionadas con la tirosina, y ha demostrado que disminuye niveles de transcripción de tirosi- nasa y TRP 1 después de la exposición solar (4) . Kang et. al. menciona la mejoría significativa en alteraciones pigmentarí- as, textura y arrugas de la piel cuando se aplica tretinoína típi- ca al 0,050% un vez por día por el transcurso de dos años. Usos de la tretinoína tópica Dra. Fernanda Lasa M.N. 82066 M.P. 447592 SU APLICACIÓN PARA EL ENVEJECIMIENTO CUTÁNEO Durante las últimas décadas, tras numerosos estudios, se han establecido las diferencias que existen entre envejecimiento cronológico y la aparición de un envejecimiento prematuro, producido por el efecto de la exposición crónica a la radiación solar. El término fotoenvejecimiento hace referencia a la superposición del daño actínico al proceso normal del enveje- cimiento cutáneo. El envejecimiento intrínseco o cronológico incluye todos los cambios observados en la piel de zonas que no han estado fotoexpuestas a lo largo de la vida. En las personas ancianas se observa atrofia se epidermis y dermis, disminución de fibras elásticas dérmicas y fibroblastos, vascularización y capacidad biosintética (5) (6) . En el envejecimiento la piel se vuelve ama- rillenta, áspera, con arrugas, aparecen pigmentaciones irregu- lares y telangiectasias. Estas alteraciones son expresión de los cambios del tejido subyacente en el que se observa la pérdida de la polaridad de las células basales que pueden presentar sig- nos de atipla celular. En la dermis existe una degeneración del colágeno y grandes acúmulos de elástica anormal, lo que con- tribuye a la pérdida de elasticidad. Las paredes vasculares están alteradas, lo que produce una pérdida de la microcircu- lación. Este proceso es similar al resultado de un estado cróni- co inflamatorio con degradación de la matriz dérmica por enzima proteolíticas (7) El descubrimiento de la capacidad preventiva del fotoenveje- cimiento derivada del uso de retinoides fue casual, al observar la mejoría del aspecto cutáneo en mujeres que habían sido tra- tadas con tretinoína en crema para el acné (8) . En estudios de pacientes con fotoenvejecimiento moderado severo se observó que en la piel tratada había una desaparición de la displacía y atipia epidérmica, una dispersión de los gránulos de melanina con eliminación de las queratosis actínicas microscópicas, estimulación de la angiogénesis y formación de nuevo coláge- no dérmico (tipos I y III) (9)(10). El tratamiento con tretinoína produce una mejoría de las arrugas faciales, del color amari- llento y de la aspereza de la piel y lentigos solares (11) (12) . En el mercado existen preparaciones de tretinoína en las siguientes concentraciones: 0,001%, 0,01%. 0,020%, 0,025%, 0,050% y al 0,10%. El uso de tretinoína al 0,020% y al 0.050% durante 24 semanas reduce en el 45% el enve- jecimiento (13 y 14) . Se ha demostrado que la radiación UV tiene capacidad de pro- ducir una diferencia funcional de la vitamina A y que esa dife- rencia puede ser un factor determinante en el desarrollo del

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw