Conexión Andrómaco 32

| 22 | Todas las noches, Gustavo Ledesma Saint John se cambia el traje por ropa deportiva y corre. “Hace 10 años que hago running. Empecé solo y ahora voy con un grupo”, cuenta con la característica tonada amable de Entre Ríos. Su recorrido consta de unos 10 a 15 km, siempre el mismo circuito por las barrancas que para él son como el patio de su casa. “Hacer running es mi terapia; me despeja la mente, me ordena las ideas y me mantiene en forma”, dice. Comenzó a correr prácticamente al mismo tiempo que entró a trabajar en Laboratorios Andrómaco. Ambas acti- vidades, afirma, le cambiaron la vida ya que no estaba pasando un buen momento. Para él ser APM es el mejor oficio del mundo. “Hace más de 20 años que me dedico a esto. La visita médica es el trabajo más completo: tenés contacto permanente con la gente, estás en movimiento y como vendemos la idea de un producto, debemos gene- rar estrategias, lo que lo convierte en una ocupación de desafío constante”, enumera con entusiasmo. Ledesma trabaja solo en Paraná, ya que su compañero se jubiló el año pasado. Además de farmacias, visita entre 10 y 13 médicos por día y hace giras por Victoria, Gualeguay, Crespo y Nogoyá. “Capaz que soy un poquito estruc- turado”, confiesa entre risas, “trato de no librar nada al azar. Soy como un ajedrecista, me adelanto a la jugada y preparo mi agenda anual meticulosamente. Sé lo que voy a hacer desde el 1° de enero al 31 de diciembre”. “Cuando mi compañero se retiró, tuve que rearmar mi fichero y hacer una selección de médicos basado en esta nueva circunstancia, un reto muy interesante que terminé de organizar a fin de año”, cuenta. Gustavo forma parte de la regional Mesopotamia, equipo que coordina Luis Cáseres. “Funcionamos muy bien. Como la idiosincrasia de nuestras ciudades es la misma, nuestra forma de vida es prácticamente igual y somos tranquilos, tenemos una excelente sintonía, nos estimulamos constantemente y somos muy solidarios a la hora de trabajar”, afirma. Paraná le gusta mucho: “es como un pueblo grande; tiene el gran bullicio de la ciudad con movida nocturna inclui- da y la tranquilidad de los pueblos”. Aquí crió a sus hijos Cielo, de 21 años y estudiante de Turismo, y Eliseo de 17, a punto de terminar el secundario. ¿Su próximo desafío? Cambiar la rutina nocturna y salir a correr a las 6:30 AM para comenzar el día con mucha energía. APM de Paraná Gustavo Ledesma Saint John La vida en movimiento esquí acuático o andan en lancha. El turista puede también aprovechar los ofrecimientos de paseos en lancha o cata- marán para tener otra perspectiva de esta linda ciudad. Desde sus aguas se pueden apreciar el Puerto Nuevo, la Isla Puente y las playas. El circuito se cierra por la noche en los alrededores del puerto, un ámbito con bares, boliches y res- taurantes. LOS ALREDEDORES Hay tres cosas que uno no puede dejar de hacer si va a Entre Ríos: tomar mate, disfrutar de su carnaval e ir a las ter- mas. A 40 minutos de la capital entrerriana, las termas de María Grande son un complejo de piletas de agua salada que no sólo invitan al relax, sino que también son ideales para diversos tratamientos terapéuticos. Por las rutas Hasenkamp es una pequeña localidad a 80 km de Paraná que tiene un gran carnaval. Su corsódromo, inaugurado en 2009, cuenta con una calle principal con tribunas que pue- den albergar a 3000 personas. A diferencia de otros carna- vales, las comparsas de Hasenkamp invitan a quienes quie- ran a ponerse un traje y bailar junto a ellos por el corsódro- mo cual si fueran un integrante más. Sin dudas, la joya de Paraná y sus alrededores es su gente. Ya sea por el paisaje o por el fluir de la singular his- toria de este territorio, lo cierto es que la amabilidad y la hospitalidad de sus ciudadanos hace que el visitante se prometa volver. >> Fotos páginas 18, 19, 20 y 21, gentileza de www.turismoentrerios.com , Portal de turismo de Entre Ríos.

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw