Conexión Andrómaco 32

| 10 | ESTUDIAR SOBRE PANTALLAS En un lienzo enorme realizado por encargo en 1632, se ve al eminente Dr. Nicolaes Tulp explicando a sus colegas la muscu- latura del brazo. “La lección de anatomía” es quizás el cuadro más famoso de Rembrandt y probablemente la pintura más apreciada por los profesionales de la salud. Hoy, los instrumentos, la higiene y los procedimientos médicos han cambiado bas- tante. Si bien en la mayoría de las facultades del mundo se siguen diseccionando cuerpos sin vida, el avance de la tecnología ha logrado que los alumnos visualicen órganos, músculos, huesos y sus inserciones y recorridos a 360 grados desde sus casas, a través de la pantalla y con un increíble realismo. Varias universidades de diferentes países aplican novedosos méto- dos de enseñanza como el body painting sobre actores o body projection, en el que se proyectan músculos, órganos o lo que se quiera visualizar sobre un voluntario al que observan con detenimiento y sin bisturí. Y si se trata de prácticas quirúrgicas, ya hay en el mercado programas para realizar simuladas laparoscopías en realidad virtual que incluso sangran. Como siempre, cada vez que se cambian, reemplazan o transforman métodos de cualquier tipo –ya sea de aprendizaje o de gestión de la disciplina que fuere– se generan debates y controversias. Los simuladores permiten desarrollar mayor destreza, pero los cuerpos sin vida son reales. La investigación “Anatomía Humana: estudio de las reacciones de los estudiantes de pri- mero de Medicina ante la sala de disección”, publicada por la Universidad de Bellvitge, de Barcelona, concluye que “la sala de disección representa para esos estudiantes el primer encuentro relacionado con lamuerte y ésta, a la vez, implica el desarrollo de mecanismos de adaptación en su futuro profesional”. “Entre sus muchas ventajas, el robot elimina el temblor natural de la mano; todo el movimiento de la muñeca está en el extremo del instrumento y el cirujano determina cuánto quiere que la herramienta se mueva. Puedo determinar que si yo corro mi mano cinco centímetros, el robot se mueva uno”. órganos sanos. Aunque no logró su objetivo, Erlich fue quien introdujo en el campo de la salud el concepto de “bala mágica”, es decir, el medicamento direccionado o drug delivery. En la actualidad, la nanotecnología, con medicamentos que ya están en el mercado y otros muchos en etapa de investigación, lleva este afán de rigor terapéutico al nivel de átomos y molécu- las, con la meta de reducir al mínimo posible, o mejor, eliminar todo efecto colateral, además de disminuir las dosis. Crear, en definitiva, medicamentos perfectos. TAN LEJOS Y TAN CERCA Una de las mayores preocupaciones del sistema sanitario son las urgencias, aquellas situaciones en que los primeros minutos son esenciales para salvar una vida. Y ahora que hay drones para vigilar, tomar fotografías o filmar recitales memorables, estos aparatos también se aprestan a sobrevolar el ámbito de la salud. El holandés Alec Momont fue el primero en idear un drone ambulancia, capaz de trasladar un desfibrilador en menos tiem- po que un vehículo terrestre. Inspirados en esa innovación, un equipo multidisciplinario argentino compuesto por ingenieros en sistemas y técnicos

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw