Conexión Andrómaco 29

Con exión Andrómaco | 25 | Abril de 2016 En Tema I Los pilares en estos cuidados están relacionados con una correcta higiene de la piel, para eliminar los detritus y gér- menes depositados en la superficie cutánea. En forma opcional, podemos incluir el uso de un tónico para com- pletar la higiene, descongestionar y suavizar la piel. Aplicar a la mañana una formulación hidratante -gel, crema o emulsión- para preservar la piel de las agresiones externas, mantener el equilibrio celular, brindar suavidad y elasticidad a nuestra piel. Es esencial para el cuidado, y protección de la piel, el uso de forma adecuada y durante todo el año del protector solar, ya que es la principal causa de fotoenvejecimiento. Por la noche, dependiendo de la época del año y la edad del paciente, deberá aplicarse productos que ayuden a nutrir la piel - gel, crema o emulsión-, para reparar el daño de los tejidos y regenerar las células. En el caso de que las pieles presenten manchas, es impor- tante adicionar productos despigmentantes, como emblica, ácido kójico, hidroquinona, entre otros. La piel del contor- no de los ojos, merece un tratamiento especial en función de su anatomía principalmente. Es la más delicada de todo el cuerpo, debido a que es laxa, frágil y delgada. Además, se encuentra todo el tiempo expuesta a los agentes externos y a un movimiento permanente. Es la zona donde se eviden- cian los primeros signos del paso del tiempo. Se pierde fir- meza, elasticidad, se forman pliegues, surcos y arrugas. Los productos que se aplican en los parpados y el contorno de ojos deben ser específicos para esta zona, y por supues- to, testeados dermatológicamente e hipoalergénicos, ya que esta piel es propensa a edemas, irritaciones y alergias. Lo ideal es higienizarla con productos bifásicos - fase oleosa y acuosa-, tanto para lograr una mejor limpieza y barrido del maquillaje, como de la suciedad propia de la piel, minimi- zando el trauma. Luego es necesario hidratar y fotoproteger la zona. Actualmente el promedio de vida se ha extendido, pero debemos trabajar intensamente para acompañar esto y colaborar a aportar una calidad adecuada de vida a estos años adicionales. Es vital trabajar en la prevención. En la actualidad, vemos en la consulta dermatológica, que los pacientes muestran desde los 20 años mucha preocupa- ción por el cuidado del cuerpo -peso, estrías, celulitis, etc., por su parte los pacientes cercanos a los 40, intensifican los cuidados en la piel, ya que empiezan a notar las arrugas de expresión como las patas de gallo, en el entrecejo yla fren- te, las manchas por la inadecuada exposición solar y la calidad de la piel. Cuando llegan a los 50 años o más, la preocupación se cen- tra en la flacidez, la pérdida del óvalo facial, los párpados caídos, las arrugas más marcadas, los surcos nasogenianos, labiales y el cuello. Hay que trabajar mucho en la consulta y aconsejar al paciente para evitar el exceso de cuidados o los tratamien- tos inadecuados, que muchas veces se ven estimulados por las campañas que promueven caras y cuerpos perfectos. De la misma manera se debe desmitificar las funciones de las cremas, que en ningún caso van borrar el paso del tiem- po, hay que tener en claro que estos productos no son mági- cos, pero la correcta indicación, utilización y hábitos ayu- darán a mantener la salud y equilibrio funcional adecuado de la piel, para de esta manera trabajar en la prevención del daño que es finalmente lo que hace retardar los signos del envejecimiento cutáneo. Nunca una piel podrá mantenerse bien, prevenir el daño y mostrar un agradable aspecto, sino se inicia desde edades tempranas un adecuado cuidado para que se mantenga óptima funcionalmente. De aquí surge la necesidad de uti- lizar diferentes productos para el día, la noche y el contorno de ojos. Las cremas de día deben adecuarse a la edad del paciente o a las condiciones a las que se enfrenta, deben cumplir con dos requisitos imprescindible tales como mantener una hidratación óptima con el mayor cuidado posible de la piel y contener FPS para no descuidarnos nunca. De esta mane- ra se minimiza la aparición de manchas, daño solar y se retar- da la formación de arrugas o surcos, en un solo paso. A su vez, las pieles jóvenes necesitarán cremas con ingredientes que tengan una función antioxidante (DERMOFEEL TOCO 70) y aporten mayor hidratación (HYDRAPORINE), mientras que el contorno de ojos, mostrará un efecto tensor inmediato, haciendo que la piel se vea hidratada, flexible y elástica por con- tener MSHC. Las cremas para pieles maduras o deterioradas, por su parte, requerirán el uso de productos que ayuden a mostrar más fres- ca y vital la piel. Por ello, las cremas de día siempre deben tener o acompañarse con un efectivo FPS 30 y estimular el recam- bio celular para mantener o acompañarse con una adecuada funcionalidad (EPIDERMOSIL). Además, deberán aportar una alta hidratación (AQUA SHUTTLE). Las cremas de uso nocturno deben contribuir con los nutrientes, vitaminas e ingredientes necesarios para un correcto y equilibrado funcionamiento de la piel. Por ello, se enfocarán en la activación de la vitamina D, que ayudará a mantener altas las defensas de la misma y minimizará los efectos del estrés oxidativo, que colaboran con el daño (IMIDULIN). También buscarán minimizar la aparición de arrugas, trabajando en la tonicidad de la piel, reestructurando y regenerando la capa superficial, al proteger el colágeno (ISO- FLAVONAS 150). El contorno de ojos para esta indicación, va a estar trabajando efectivamente para revascularizar la zona y mejorar las bolsas y ojeras (HYDROXYPROLISILANE C N) además de proteger y estimular la formación de colágeno para evitar las arrugas finas (ECM MODULINE PEPTIDE). Lo ideal es que estos productos con componentes innovadores, para mantener el mejor funcionamiento cutáneo, cumplan con las necesidades etarias y adecuen su composición a las preocu- paciones de los pacientes para aliviar y mejorar los síntomas del paso del tiempo que angustian en muchos casos.

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw