Conexión Andrómaco 29

Epidermis: • Adelgazada por efecto de la disminución de capas celulares entre la basal y la córnea. • Disminución del contenido hídrico-lipídico. • Disminución de melanocitos, queratinocitos y células de Langerhans. Dermis: • Disminución de los fibroblastos, mastocitos. • Degradación de las fibras colágenas y elásticas. • Alteración en la microcirculación y las terminales nerviosas. • Disminución del grosor dérmico en un 20%. Hipodermis: • Atrofia generalizada de la hipodermis, por la disminución del número y función del adipocito. Glándulas: • Función reducida por disminución en la producción de andrógenos de las glándulas sudoríparas apócrinas. Reducción en número y función de la producción del sudor por alteración de las glándulas sudoríparas ecrinas. Luego de los 50 años aproximadamente, la disminución en la producción del sebo es del 60%. Otros: • Disminución en la cantidad de corpúsculos de Paccini y Meisner. • Enlentecimiento del crecimiento de las uñas y pérdida de pelo. | 24 | El envejecimiento cutáneo es un proceso inexorable que afecta a todas las personas, y está asociado con la disolución de los tejidos y la pérdida del control genético provocado por los radicales libres. En primer lugar, el envejecimiento está vinculado al paso del tiempo (en cuanto a lo fisiológico), que en ocasiones es agravado y/o acelerado por distintos factores: internos (enfermedades sistémicas, metabólicas, deshidratación, trastornos psicológicos, estrés, etc) y/o externos (exposi- ción solar, climas extremos, uso de sustancias irritantes o tóxicas), sin dejar de lado los factores sociales, las carencias económicas, la desnutrición y la soledad, entre otros. Con el paso del tiempo, histológicamente observamos modificaciones en nuestras capas de la piel, que se eviden- Cambios fisiológicos en la piel a través del tiempo Dra. Mónica Maiolino Médica Dermatóloga M.N. 86473 Miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología M.P. 444334 cian de la siguiente manera: Todo esto se refleja en el paciente, quien evidenciará, altera- ción en la termorregulación, cambios en la textura, grosor y color de la piel, xerosis cutánea, retraso en el proceso de cicatrización con predisposición a las infecciones, visualiza- ción y engrosamiento de los vasos sanguíneos, fragilidad ungueal, alopecía y canas; acentuación de los pliegues y sur- cos, con formación de arrugas; aspereza, sequedad, pigmen- tación irregular y aparición de manchas. Sabemos que el envejecimiento cutáneo se inicia entre los 25 y 30 años de edad, pero esto puede ser antes si existen ciertas patologías o antecedentes. Es primordial para ello, incorporar hábitos y cuidados desde edades tempranas para retrasarlo.

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw