Conexión Andrómaco 28

Con exión Andrómaco | 9 | Noviembre de 2015 internación Reflexiones “La doctora nos pidió que fuéramos a ver a Leonardo, un nene de 11 años que casi no hablaba y esta- ba enojado. Leonardo se sorprendió cuando entramos a su habitación, pero no nos dijo nada. Como el cuarto estaba en penumbras, proyectamos en la pared unas luces que teníamos con formas de animales y de aviones. La mamá accedió a manejar uno de los animales, Leonardo comenzó a escuchar la historia que relatábamos y observaba las figuras con mucha atención. En plena narra- ción le pasamos un animal que entraba en escena; él compenetrado en la trama, interactuó ense- guida e incluso le puso una voz rara a su personaje. La historia se volvió tan graciosa que justo cuando entró la médica estábamos todos a pura risa. Ella nos miró, nos guiñó un ojo y siguió adelante con su tarea”, recuerda Alejandra Noemí Martínez, empleada administrativa y payasa de hospital por voca- ción. Así como Leonardo pudo recuperar la alegría, a diario cientos de niños internados en diferentes hospitales del país recuperan la infancia arrebatada por la enfermedad y la estancia en el hospital se

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw