Conexión Andrómaco 28

| 14 | Al cabo de unos años, se abrió la posibilidad de ingresar al Hospital Ramos Mejía, en el cual todavía se desempeña y tuvo la oportunidad de trabajar junto a otro grande de la dermatolo- gía de nuestro país, el Dr. Pedro Magnin. El Servicio de derma- tología de ese momento no trataba a niños y la doctora salía en busca de los pequeños pacientes por las áreas clínicas. Ese tra- bajo cosechó frutos ya que hoy el Hospital cuenta con un sector exclusivo de dermatología pediátrica y es un centro de referen- cia que capacita en la especialidad no solo a profesionales del país, sino también del exterior. La Doctora divide su tiempo entre el Hospital Ramos Mejía y el Hospital Alemán que le resulta una buena combinación ya que ejerce su profesión tanto en el ámbito público como en el privado. Las distintas realidades muestran diversas dinámicas y conocimientos que permiten sumar en cada segmento algo nuevo. “Descarto la dicotomía de la que hablan cuando dife- rencian la salud pública, de la privada. Para mí, todos se nutren de la diversidad. Además, yo me formé en el ámbito estatal y siento la necesidad y responsabilidad social de devolverle a lo público todo lo que me dio”. LAS PUBLICACIONES COMO UNA NECESIDAD PARA COMPARTIR EL CONOCIMIENTO Autora del libro Dermatología Pediátrica, del Atlas Fotográfico de Dermatología Pediátrica y de varios capítu- los de libros internacionales, cuenta que es fundamental “Yo me formé en el ámbito estatal y siento la necesidad de devolverle a lo público todo lo que me dio”.

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw