Conexión Andrómaco 27

PATRONES DE LOS SÍNTOMAS: se puede clasificar por un patrón temporal (intermitente o persistente) o por la severidad de los síntomas. Clasificación de rinitis alérgica “Intermitente" significa que los síntomas están pre- sentes menos de cuatro días a la semana o durante menos de cuatro semanas. "Persistente" significa que los síntomas están pre- sentes más de cuatro días a la semana y por más de cuatro semanas. “Leve" significa que ninguno de los siguientes ele- mentos están presentes: trastornos del sueño, dete- rioro en el desempeño de las actividades de todos los días, de ocio y/o el deporte; deterioro en la escuela o el trabajo; síntomas muy molestos. "Moderado-severo" significa que uno o más de los siguientes elementos están presentes: trastornos del sueño, deterioro del valor de las actividades de todos los días, de ocio y/o el deporte; deterioro en la escue- la o el trabajo; síntomas muy molestos. Bousquet J, Van Cauwenberge P, Khaltaev N, et al. Allergic rhinitis and its impact on asthma. J Allergy Clin Immunol 2001; 108. Esta clasificación fue propuesta por un acuerdo inter- nacional de 34 especialistas en alergia respiratoria, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS). Otros términos utilizados son "estacio- nales", que es la rinitis alérgica que se produce en un momento determinado del año, y "perenne", que des- cribe los síntomas a los alérgenos que están presen- tes durante todo el año. Este sistema de clasificación es el preferido por la Food and Drug Administration (FDA). | 32 | cos o aquellos que convivan con los mismos, el rinovirus tiene una marcada incidencia en determinadas estaciones del año. La rinitis alérgica puede coexistir con otras formas de rinitis. TRATAMIENTO Farmacoterapia. Las opciones de tratamiento farmacológicos incluyen antihistamínicos H1 glucocorticoides intranasales, y antagonistas de los receptores de leucotrienos. La mayoría de los ensayos aleatorios de estos agentes han participado pacien- tes con rinitis alérgica estacional pero pocos son los ensayos que incluían a pacientes con rinitis perenne. La terapéutica por lo general comienza con antihistamínicos Definición: la rinitis alérgica ó rinosinusitis alérgica se caracte- riza por estornudos abruptos, rinorrea y obstrucción nasal a menudo acompañada de picazón en los ojos, nariz y paladar. El goteo postnasal, la tos, la irritabilidad y la fatiga son otros sín- tomas habituales acompañantes. Epidemiología: la rinitis alérgica es una entidad frecuente que afecta de 10 a 30 % de los chicos y adultos en EEUU y otros paí- ses industrializados. La prevalencia de asma, rinoconjuntivitis y eczema fueron evaluados en forma sistemática en aproxima- damente 1,2 millones de personas en un Estudio Internacional de Asma y Alergia en la infancia. El promedio de prevalencia de rinoconjuntivitis en chicos de 6 a 7 años y de 13 a 14 años fue de 8,5 y 14, 6 % respectivamente. La prevalencia en países industrializados se ha incrementado en particular en zonas urbanas. La mayoría de las personas con asma tienen rinitis. La presencia de la rinitis alérgica aumenta significativamente la probabilidad de asma: hasta 40% de personas con rinitis alérgi- ca tienen o tendrán asma. El eczema atópico precede con fre- cuencia la rinitis alérgica y a su vez los pacientes con rinitis alérgica tienen generalmente conjuntivitis alérgica. En térmi- nos de impacto en la población y salud pública, esta entidad se asocia con un gran gasto en la salud debido al gran número de visitas al clínico y de recetas médicas, y también a la pérdida de días de clase y de asistencia laboral. Factores de riesgo. Identificados para el desarrollo de la rini- tis alérgica: antecedentes familiares de atopía (es decir, la pre- disposición genética a desarrollar enfermedades alérgicas), sexo masculino, nacimiento durante la temporada de polen, estado primogénito, uso temprano de antibióticos, exposición al tabaquismo durante el primer año de vida, exposición a alér- genos de interior como de ácaros del polvo, presencia de alér- genos específicos de inmunoglobulina E (IgE), IgE sérica> 100 int. unidades/ ml antes de los seis años, entre los principales. EVALUACIÓN CLÍNICA El diagnóstico clínico se basa en las características de los sínto- mas y en la buena respuesta al tratamiento empírico con antihistamínicos orales o glucocorticoides intrasanales. El diagnóstico formal se sostiene por la evidencia de sensibiliza- ción medida por la presencia del alérgeno específico Ig E en suero o por una repuesta positiva en los tests cutáneos con una historia de síntomas que corresponden con la exposición al alérgeno. Es fácil establecer el diagnóstico cuando los síntomas estacionales están presentes o cuando el paciente puede clara- mente identificar el desencadenante. El diagnóstico diferencial incluye formas de rinitis no alérgicas como la rinopatía no inflamatoria (llamada rinitis vasomotora) y la rinosinusitis crónica no alérgica. Los síntomas estacionales pueden ser causados por infecciones virales especialmente en chi- Rinitis alérgica Dra. Ana Andrea Pisarevsky M.N.: 100.475 Jefa de Sala de Internación en la VI Cátedra de Medicina Interna del Hospital de Clínicas

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw