Conexión Andrómaco 27

enlentece el crecimiento del pelo. Por todo esto, el paciente nota con el correr del tiempo que la piel cambia su textura, grosor, pigmentación, termoregulación y se altera su microcirculación. Se evidencia un retraso en el pro- ceso cicatrizal, sequedad cutánea y engrosamiento de los vasos sanguíneos. Los pliegues se acentúan, al mismo tiempo que la pigmentación irregular será la que evidencie la aparición de manchas. La piel de los párpados es la más delicada de todo el cuerpo, debi- do a que es laxa, frágil y delgada y se encuentra expuesta perma- nentemente. Vemos en esta zona los primeros signos del paso del tiempo: la pérdida de firmeza, de elasticidad, la formación de pliegues, surcos y arrugas. Como es una zona delicada y sensible, todos los productos que utilicemos en los párpados y el contorno de ojos deben ser espe- cíficos de la zona, y por supuesto testeados dermatológicamente e hipoalergénicos, ya que esta región es propensa a los edemas, irritaciones y alergias. OJERAS Y BOLSAS: CÓMO ACONSEJAR A LOS PACIENTES Algo que suele preocupar a los pacientes y los lleva a consultar frecuentemente al médico dermatólogo se relaciona con las oje- ras y las bolsas. Mientras que las últimas se relacionan con una formación de grasa localizada y tienen una terapéutica quirúrgi- ca generalmente, las ojeras se producen por una alteración de la coloración infrapalpebral, con afectación del músculo orbicular, producto de un exceso pigmentario (melanina) y la dilatación de la microcirculación superficial de la piel. Son el resultado de procesos multifactoriales, con un importante componente genético y hereditario que con el correr de los años, la piel de la zona adelgaza, y la red vascular se hace notoria, aumentando su tonalidad violácea. La fotoexposición, el cansancio, los cambios hormonales, la ingesta de medicamentos, el adelgazamiento con pérdida de grasa, el estrés y algunas estructuras anatómicas que reflejan la luz, las evidencian aún más. Las ojeras no pueden evitarse ya que su principal causa se rela- ciona con la herencia y genética, pero el cuidado de la zona del contorno de los ojos, es imprescindible para evitar el envejeci- miento prematuro y mejorar su estética. A los cuidados de la zona, debemos ayudarlos con adecuados hábitos saludables y equilibrados, tanto alimentarios como deportivos; donde se enfatiza la importancia de mantener una buena hidratación, y el uso permanente de fotoprotectores para la piel y los ojos, mediante el uso de lentes adecuados, que tengan también protección contra las radiaciones ultravioletas, para dis- minuir la xerosis y destrucción de fibras elásticas y colágenas provocada por la exposición solar inadecuada e intensa. Los hábitos que debemos incorporar para el cuidado y minimi- zar los daños en la zona, se basan principalmente en una adecua- da higiene, en lo posible dos veces al día, con productos específi- cos, lo ideal es que sean bifásicos (fase oleosa y acuosa) para una mejor limpieza y barrido del maquillaje como así también de la suciedad propia de la piel. La higiene debe realizarse con un pad, o algodón suave, sin frotar, ni refregar y en forma ascendente en las pestañas, para no traumatizarlas evitando que se caigan, ya que su pérdida es permanente. Luego debe hidratarse con una crema el contorno de los ojos dos veces al día, con suaves golpes, sin frotar (con la yema de los dedos), desde el ángulo interno hacia el externo pasando por el párpado superior, para evitar la sequedad, descongestionar el edema, mejorar la microcirculación, atenuar la coloración y evi- tar el daño de las radiaciones ultravioletas con el uso de fotopro- tectores que combinen filtros solares uva-uvb. Con exión Andrómaco | 25 | Agosto de 2015 COMPONENTES QUE AYUDAN A TRATAR LOS PRINCIPALES PROBLEMAS DE LOS PÁRPADOS FPS • Combinación de filtros solares uva y uvb que ayu- dan a disminuir el envejecimiento de la piel, supri- mir la queratosis actínica y proteger los daños pre- maturos de piel. Vitamina A • Permite la correcta diferenciación de células epi- dérmicas favoreciendo el ciclo celular y función bio- lógica. • Normaliza la piel seca y deshidratada. • Esta vitamina es esencial para el desarrollo nor- mal de la piel. • Regula la formación de queratina. • Aumenta la actividad enzimática celular. • Estimula la formación de colágeno en la piel. • Reduce la formación de arrugas producidas por las RUV. Ácido hialurónico • Es un constituyente intercelular del tejido conecti- vo. • Gracias a su elevado peso molecular, no es absor- bido cuando se aplica sobre la piel. En cambio, forma un film delgado, transparente y viscoelástico que fija la humedad de manera similar. • El film de ácido hialurónico preserva característi- cas importantes como ser la juventud, tonicidad, fle- xibilidad, elasticidad y salud de la piel. • Contribuye con el mecanismo de protección natu- ral de la piel y su incorporación conduce a mejorar las condiciones de la misma. Vitamina E • Efectivo antioxidante, anti-radicales libres, evita el daño celular. • Previene el envejecimiento prematuro de la piel por bloqueo de la lípido-peroxidación responsable del daño en la membrana celular y el tejido conecti- vo (fibras de colágeno y elastina). • La vitamina E es fácilmente absorbida a través de la piel, dando un efecto humectante a la capa cór- nea. • Retarda la pérdida de agua transepidérmica esta- bilizando la membrana celular. • Tiene acción antinflamatoria. Atenúa las reaccio- nes de eritema, comezón y dermatitis, disminuyen- do la intensidad y duración de la inflamación. Los efectos que buscamos en estos productos se basan en mejorar la hidratación, firmeza y sistemas de defensa, para de esta manera atenuar las líneas de expresión. Por ello es importante trabajar en la prevención del daño, utilizando productos adecuados desde eda- des tempranas de la vida, alrededor de los 25 años, donde el proceso de envejecimiento comienza. En Tema I

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw