Conexión Andrómaco 27

| 24 | funciones de la zona, sino también en los tratamientos más adecuados para el cuidado, prevención y terapéutica del con- torno de los ojos y párpados. ¿QUÉ PASA A TRAVÉS DEL TIEMPO? Sabemos que el envejecimiento es un proceso fisiológico nor- mal que se relaciona con el paso del tiempo y con las agresiones a las que nos sometemos diariamente como el clima, las radia- ciones, los medicamentos, las enfermedades, el tabaco, entre otros. Por ello, un adecuado cuidado de la piel permite mante- ner una apariencia más saludable, juvenil y agradable. Con el tiempo, la epidermis se adelgaza, disminuye el conteni- do hidrolipídico, los melanocitos bajan en número, al igual que los queratinocitos y las células de Langerhans. La dermis disminuye la cantidad de fibras colágenas, elásticas, fibroblas- tos, y mastocitos, al mismo tiempo que se altera la microcircu- lación y las terminales nerviosas por disminución del veinte por ciento del grosor dérmico. La hipodermis presenta una atrofia generalizada, por disminu- ción del número y función de los adipocitos. Las glándulas sudoríparas apocrinas, disminuyen sus secreciones, porque caen los andrógenos y las glándulas sudoríparas ecrinas bajan el número y función en la producción del sudor. Los corpúsculos de Paccini y Meisner bajan su cantidad y de esta manera se La piel del contorno de los ojos merece un cuidado especial, principalmente en función de su anatomía, ya que el párpado es un pliegue móvil que cubre el ojo, siendo el superior de mayor tamaño que el inferior. El mismo se encuentra formado por piel externa, músculo orbicular y membrana conjuntiva. Se encarga de mantener la película lagrimal que recubre la superficie de los ojos, y de for- mar la parte lipídica de las lágrimas. Además, a través de las secreciones oleosas que emiten las glándulas tarsales evita las adherencias. Por otra parte, posibilita el cuidado del sueño ya que ayuda a mantener el equilibrio necesario producto de la oscuridad y cierre de información externa que se logra al cerrar los párpados. A través del parpadeo se protege la vista de los agentes externos y sus potenciales agresiones, como el clima, la polución, y demás sustancias. Las pestañas, que son una prolongación esté- tica de los mismos, se ubican en tres o cuatro hileras sobre el borde palpebral anterior, y colaboran en la defensa de la zona ante partículas que están en el aire y diversos contaminantes. Como la expectativa de vida se ha modificado en los últimos años, el cuidado de la piel para retrasar el envejecimiento y mantener un aspecto juvenil se ha posicionado dentro de la terapéutica dermatológica mundial. Eso ha llevado a los médi- cos dermatólogos a interiorizarnos no solo en la anatomía y las Párpados y contorno de ojos Dra. Monica Maiolino M.N.: 86.473 Médica dermatóloga Miembro titular de la Sociedad Argentina de Dermatología.

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw