Conexión Andrómaco 27

| 22 | natural. Aquí hay que agudizar los sentidos para observar las huellas de los animales y la amplia variedad de insectos. Quizás, el visitante puede toparse con monos caí. Este sendero finaliza al borde del Cañón del Iguazú. Siguiendo las indicaciones se llega al Arroyo Arrechea y su espectacular cascada de 20 metros de altura. EL GRAN SALTO Y por fin, la majestuosa caída de 80 metros que ha maravillado al mundo entero: la Garganta del Diablo. Para acceder al balcón mirador de esta especie de embudo gigantesco que parece llegar al centro mismo del pla- neta hay que trasladarse poco más de un kilómetro por una pasarela accesible para ir a pie o en silla de ruedas. El paseo se disfruta desde el primer paso gracias al entorno del río y sus pequeñas islas, refugio de innu- merables urracas de azul intenso. EL ECO- TREN Especialmente diseñado para el Parque Nacional Iguazú, el Tren Ecológico de la Selva tiene una com- bustión limpia, un muy bajo impacto sonoro y es abierto para que sus pasajeros tomen contacto directo con el medio ambiente. Se introdu- ce en la jungla para percibir sus sonidos, aromas y humedad. Parte de la Estación Central, cerca del acceso al Sendero Macuco. Desde la estación Cataratas se accede a los circuitos Superior e Inferior y al cruce de la Isla San Martín. Su recorrido termina en la Estación Garganta del Diablo para caminar por la pasarela que atraviesa el río Iguazú Superior y culminar el reco- rrido en el balcón de este maravillo- so y famoso salto. Quien haya visitado alguna vez el Parque Nacional Iguazú tiene, seguro, un gran deseo: volver. Y quien aún no lo ha hecho sabe que es su gran asignatura pendiente. Fotos gentileza de Martina Rico Fotografía. Por las rutas

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw