Conexión Andrómaco 27

LA PASIÓN Y EL ENTUSIASMO POR HACER La Dra. Spagnuolo de Gentile nunca dejó de estudiar. Atenta a las becas y cursos que pudiera asistir en el exterior, recomienda a los jóvenes de la profesión también tener experiencias de for- mación fuera del país para traer lo nuevo y aportar los cambios que cada uno pueda para armar servicios más sólidos. “Eso es lo que intento tanto desde el área de infectología como también desde el consultorio del niño sano. Un servicio sólido se logra, esencialmente, con un buen equipo. Y tengo que decirlo. Hoy por hoy, tengo un equipo de primera. No sólo en lo académico, sino en lo humano. Me acompañan alrededor de veinte médi- cos de planta y los cuarenta residentes que rotan permanente- mente”. LA PREVENCIÓN A TRAVÉS DE LAS INMUNIZACIONES. La vacuna es una herramienta primaria de prevención. En tér- minos generales, la Dra. Gentile sostiene que es importante una política de inmunizaciones que evite situaciones difíciles de resolver posteriormente cuando un paciente ya está enfermo o comprometido. “Por eso me esforcé siempre por incluir vacu- nas dentro del Calendario Nacional. Ahora es una política de Estado y es más fácil. Pero cuando comencé a trabajar para sumar la primera inmunización contra la Meningitis desde el Hospital y junto a la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) costó mucho. En ese momento era la Secretaria del Comité Nacional de Infectología y logramos el primer consenso de la SAP sobre cómo ingresar vacu- nas al calendario en 1992 – 1993”. La Sociedad Argentina de Pediatría fue un puntal en este tema, al comienzo difundiendo la importancia del calendario a través de consensos, ahora acompañando las decisiones que toma el Ministerio de Salud, y armando los documentos técnicos que garantizan la equidad en los programas de inmunizaciones. “En el año 1991, si la familia no compraba la vacuna contra el hae- mophilus, el niño no se inmunizaba. Y es una vacuna para pre- venir una enfermedad grave. La impulsamos desde la SAP y recién logró incorporarse en 1998, de manera que ningún niño se quedara sin la posibilidad de recibir las dosis correspondien- tes para evitar esa enfermedad”. Para construir políticas de sanidad se necesita buena informa- ción. A eso apela la Doctora desde la vigilancia epidemiológica que lidera en el Hospital Dr. Ricardo Gutiérrez. Junto a su equi- po observa dónde se están dando las enfermedades, cuáles son los huéspedes de riesgo y qué características tienen, para cola- borar en los documentos técnicos que se utilizan en el armado de estrategias sanitarias. SU GESTIÓN COMO PRESIDENTA DE LA SOCIEDAD ARGENTINA DE PEDIATRÍA: DIVERSIDAD, INTEGRACIÓN Y COMUNICACIÓN “Para mí es un orgullo estar en el cargo porque creo que la SAP es una de las mejores cosas que le pasan a este país. Formamos una sociedad sólida de diez y siete mil pediatras, muy diversos. Con la diversidad se crece, ya que desde las múltiples miradas se construyen escenarios más ricos”, afirma. La entidad está dividida en nueve regiones y 45 filiales. A su vez hay áreas técnicas dentro de la misma. El gran desafío para la gestión fue la integración y la comunicación porque cuando una sociedad crece tanto, el riesgo es que no se trabaje coordi- nadamente. “Nosotros le pusimos mucho énfasis a la comuni- | 16 | “Por eso me esforcé siempre por incluir vacunas dentro del Calendario Nacional. Ahora es una política de Estado y es más fácil”.

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw