Conexión Andrómaco 26

Con exión Andrómaco | 31 | Mayo de 2014 En servicio SECCIONES DE NEONATOLOGÍA: Terapia intensiva: 8 camas. Sala de prematuros: 8 camas. Cuidados intermedios: 8 camas. Internación conjunta: 25 camas. Residencia para madres INTEGRANTES DEL SERVICIO: Jefa: Dra. Regina Valverde Subjefa: Dra. Mariana Turturicci Médicos de planta y guardia: Dra. Cristina Blanca Senra Dra. Gloria Araujo Dr. Pedro Lukin Dra. Nélida Salazar Dra. María De Gregori Dra. Lucía Fedorowicks Dra. Elsa Villafañe Dra. Marta Sánchez Dra. Yésica Leiro Dr. Leonardo Graf Dra. Débora Kraft Dra. Marta Decker Dra. Romina Marconi Dr. Guillermo Sudini Dra. Silvia Russo Residentes: Dra. Melina Villar Dra. Mariana Cáceres Dr. Antonio Macareno tocarlo. Por todo esto, el hospital le brinda la posibilidad de quedarse en un sector continuo, la residencia para madres, para visitar a su bebé sin horarios, brindarse apoyo y consejos con otras madres que están en la misma situación y poder mantener la lactancia. Además, cuentan con un consultorio de psicología. Éstas son algunas de las razones por las que UNICEF distinguió a esta institución como Hospital Amigo de la Madre y el Niño. ALTA Y SEGUIMIENTO Aunque el peligro haya pasado y por fin pueda irse a su casa, un prematuro tiene que seguir con controles especiales. Por eso, la Dra. Karina Teisaire, quien continúa sus cuidados clínicos desde el consultorio, visita las salas de internación una o dos veces por semana para conocer la problemática y presentarse a la familia. “Un bebé que estuvo poco tiempo en la panza, cuyo cerebro no recibió todos los nutrientes necesarios, se termina de formar ante la luz con los ruidos, los pinchazos, es muy duro. Después empiezan a verse las complicaciones de este nacimiento prematuro. Hasta los dos años hay que hacer la evaluación moto- ra, si puede caminar, sociabilizar, etc. Lo que más vemos son trastornos de aprendizaje”, cuenta la Dra. Teisaire. Ella mantiene un contacto muy fluido con “El nido”, un consultorio interdisci- plinario de estimulación temprana que se creó en el hospital y adonde van muchos de sus pacientes para mejorar su calidad de vida. UNA GRAN FAMILIA La vida de estos bebés tan frágiles depende tanto de los cuida- dos médicos como de los vínculos con sus parientes. Quizás por ello los profesionales a cargo sienten que ellos mismos son una gran familia. “Hice la residencia acá, después tuve la oportuni- dad de trabajar en Capital, pero decidí volver. Esto es como una familia, donde adquirís un montón de conocimientos que van más allá de la medicina, como la sensibilidad de esta carrera y creás vínculos fuertes que no querés perder”, dice el Dr. De izq. a derecha: Dra. Cristina Senra y Dra. Marta Decker.

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw