Conexión Andrómaco 26

para su uso en productos cosméticos y medicinales. En su com- posición se encuentran proteínas (15-20%), lípidos (3-11%), fibras (5%) y beta-glicanos (5%). Para evitar que posea efecto antigénico, la avena debe ser procesada hasta obtener un por- centaje no mayor a un 3% de partículas que excedan los 150 microgramos y no más de un 20% que sean superiores a los 75 microgramos. Los lípidos que aporta la avena son principal- mente triglicéridos y ácidos grasos libres no insaturados. Estos triglicéridos son ricos en ácido linoleico omega 3 y 6 y ácidos grasos esenciales los cuales son componentes fundamentales de las membranas celulares de los mamíferos y de gran importan- cia en la formación de la barrera cutánea. Otros lípidos relevan- tes, como los fosfolípidos, glicolípidos, lecitina y esteroles que forman parte de estas membranas celulares, también se encuentran presentes en la avena coloidal. Es también una fuente rica de antioxidantes fenólicos y saponi- nas. Los antioxidantes fenólicos han demostrado importante actividad anti-inflamatoria al inhibir la cascada dependiente del NF-kB y la producción y actividad de la IL-8 en forma dosis dependiente. Las saponinas son metabolitos glicosilados que protegen a las plantas de avena de enfermedades y favorecen la producción de emulsiones estables cuando se la utiliza en for- mulaciones cosméticas. A pesar del uso extenso de la avena en la medicina, existen aún ciertos interrogantes sobre los mecanismos de acción que dan a este producto los beneficios clínicos antes descriptos, por lo que continúan realizándose múltiples investigaciones en este punto. Algunos mecanismos propuestos son la capacidad de estas for- mulaciones de funcionar como buffer que favorece la recupe- ración del pH de la piel. Su actividad como emolientes, humec- tantes y su capacidad de formar un film en la superficie de la piel que disminuye la pérdida trans-epidérmica de agua son aspectos fundamentales para su utilización en ciertas enferme- dades cutáneas. En dermatología diversas patologías inflamatorias como la dermatitis atópica, el acné, la psoriasis y la rosácea, entre otras, Los ingredientes naturales activos de los emolientes, como la avena, han demostrado ser de utilidad en el tratamiento de los estados inflamatorios de la piel, especialmente en aquellos en los que se encuentra afectada la función de la barrera cutánea. Los productos con avena utilizados para la higiene y humecta- ción de la piel que contienen lípidos, polisacáridos y derivados proteicos no antigénicos de la avena tienen la capacidad de dis- minuir el prurito y el eritema en estas afecciones, al tiempo que mejoran la función y permiten la reparación y producción de los componentes naturales de la misma. La avena sativa ha sido cultivada y utilizada como alimento desde la edad de bronce en Europa Central; aunque en épocas tempranas no tuvo la importancia del trigo o la cebada, en Asia Central se cultivaba en buena cantidad. En búsquedas arqueo- lógicas se encontraron también pruebas de su uso en territorio egipcio. Es un alimento rico en proteínas de alto valor biológico, grasas y un gran número de vitaminas y minerales. Es el cereal con mayor proporción de grasa vegetal, un 65 % de grasas no satu- radas y un 35 % de ácido linoleico. También contiene hidratos de carbono de fácil absorción, además de calcio, cinc, cobre, fósforo, hierro, magnesio, potasio, sodio; vitaminas B1, B2, B3, B6 y E y pequeñas cantidades de gluten. Sus cualidades medicinales son apreciadas desde hace siglos. Inicialmente sus beneficios terapéuticos se focalizaron en los aspectos positivos sobre el funcionamiento del aparato cardio- vascular, digestivo y nervioso, al incluirla en la dieta. La presen- cia de beta-glicanos en su composición, hace de este cereal un alimento cardio-protector. Estos mismos beta-glicanos aplica- dos en las heridas favorecen la cicatrización de las mismas y evi- tan su sobreinfección. Como tratamiento tópico, su forma coloidal además, posee propiedades emolientes y anti-inflamatorias por lo que es utili- zada ampliamente en el tratamiento de diversas patologías cutáneas que se presentan con eritema, prurito y ardor. La avena coloidal es el núcleo de avena integral finamente molido y es un ingrediente natural activo, aprobado por FDA Beneficios del uso de avena en los tratamientos dermatológicos Dra. Carla Castro M.N.: 92.659 Dermatóloga Pediatra. Servicio de Dermatología, Hospital Universitario Austral. Universidad Austral. | 24 |

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw