Conexión Andrómaco 26

| 14 | Portadora de una energía inagotable, trabajaba tanto en el Hospital Churruca como en el Pedro de Elizalde. Entre los dos establecimientos hacía tres guardias por semana de veinticuatro horas cada una, y un domingo de por medio. Las dejó cuando se casó con el Dr. Mario Gutierrez Leyton y tuvo a sus dos hijos, Pablo Javier y Marina Ximena. El apoyo de su familia le permi- tió seguir en la actividad, desempeñar cargos docentes y parti- cipar en innumerables comisiones a lo largo de toda su carrera. “Mi madre me ayudó muchísimo a cuidar a mis hijos. Mi mari- do también. Hace veintidós años que falleció y todavía lo sigo extrañando. Fue un gran compañero, y compartimos la profe- sión ya que él era médico sanitarista y pediatra”. “Cuando me dieron el reconocimiento en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires yo dije que lo que más tenía que hacer era agradecer. Agradecer por haber podido hacer lo que me gusta. Siempre pienso en las personas que tienen que ir a traba- jar ocho horas en algo que no les gusta. Es como consumir el tiempo de su vida, es un castigo. Yo siempre hice lo que me gustó”. PRIMERA PRESIDENTA MUJER EN LA SOCIEDAD ARGENTINA DE PEDIATRÍA Aconsejada por quien fuera su Jefe en la Ex Casa Cuna, el Dr. Nocetti Fasolino, excelente profesional, se afilió a la Sociedad Argentina de Pediatría desde muy joven. Pasaba muchas horas "Tenía que trabajar el doble para ser considerada como los hombres. Nunca me achiqué. Defendí los derechos de la mujer toda mi vida".

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw