Conexión Andrómaco 26

| 12 | “Vengo de una familia muy solidaria. Mi madre española me educó con la visión de una persona del campo, que siempre cocinaba de más por si llegaba alguno que tuviera que quedarse”. María Luisa transcurrió su infancia durante la segunda guerra mundial y afirma que en Buenos Aires se hacía mucho por los soldados. “Juntábamos ropa, calzado, hasta el aluminio de los envoltorios de las golosinas se llevaban a la misión inglesa que estaba en San Telmo”, recuerda. Esa educación le despertó la necesidad de velar por el bienestar del otro. Ya en su adolescen- cia tenía vocación por la psicología, pero como no existía la carrera en esa especialidad ingresó en medicina. Estudió en la Universidad de Buenos Aires y comenzó ejercien- do la clínica médica junto a excelentes profesores como el Dr. Munist. Trabajó incansablemente en varios hospitales haciendo practicantados y guardias. Esos años le mostraron que la medi- cina clínica le proporcionaba tarde los pacientes, cuando ya tenían los pulmones en mal estado por el asma o los riñones dañados por la cirrosis. Paralelamente, reflexionaba sobre el tiempo que demoraban los tratamientos psicológicos, que pro- mediaban las cuatro horas por semana durante diez años. “Eso me angustiaba y yo pensaba a cuántas personas voy a poder ayudar en mi vida”. La Dra. Ageitos observó que en pediatría se hacía prevención de accidentes y el área de vacunas avanzaba disminuyendo enfer- medades desde los primeros años del niño. En síntesis, “había cosas que uno podía hacer y que duraban para toda la vida”. Entonces, dejó de lado la idea de seguir psicología y se presentó en un concurso en el Hospital Pedro de Elizalde, ex Casa Cuna. Allí inició su compromiso por la infancia. MEDICINA EN TIEMPOS DE HOMBRES “SIEMPRE FUI PELEADORA Y ACEPTÉ LOS DESAFÍOS” Durante sus años como universitaria ingresó en el Hospital Churruca. Eran solo dos mujeres en todas las guardias. “Teníamos que trabajar el doble para ser consideradas como los hombres. Pero nunca me achiqué. Defendí los derechos de la mujer toda mi vida. No me parecía justo bajar la cabeza por ser mujer”. Dra. María Luisa Ageitos La medicina con visión de mujer Primera presidenta mujer en la Sociedad Argentina de Pediatría, personalidad destaca- da por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, asesora de la Organización Panamericana de la Salud y de Unicef, incansable defensora de los derechos de la mujer y de la lactancia materna, comparte sus experiencias.

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw