Conexión Andrómaco 25

| 8 | facilitó los traslados en ambulancia hacia Salta capital. Entre la timidez y que están aprendiendo a hablar, en general a los más chiquitos es difícil entenderlos, hay que entrar en con- fianza y hablar en términos simples. En este caso, la situación es más compleja porque hablamos el mismo idioma, pero tene- mos acentos diferentes y a veces usamos distintas palabras. Por suerte, la excelente predisposición mutua allanó bastante ese camino. Armamos las historias clínicas para continuar con las consultas anuales. Mi aspiración es que esto no sea un recuer- do, que no cuenten “una vez vino un médico”, sino que puedan seguir atendiéndose y que tengan sus propias herramientas”. Dra. María Clara de Diego, médica dermatóloga La perseverancia es la clave “Empecé a ir a Molinos en 2010. Aprendí y sigo aprendiendo mucho con los viajes. Al principio hablaba con términos de ciudad y me costaba un poco entender y hacerme entender. Los agentes sanitarios son un nexo muy importante para la comunicación. Aprendí otros nombres de las heridas de la piel y a adaptar los materiales de acuerdo a los recursos que hay en el lugar. Allá hay mucho sol y el clima es seco; por estos factores, y por el tipo de pigmentación de los pobladores, se ve mucho prurigo actínico y melasma, no tanto cáncer de piel. Ante todo apuntamos a modificar hábitos. Ellos caminan varias horas bajo el sol, entonces tratamos que, dentro de lo posible, eviten los horarios de mayor exposición. Les damos protectores pero no son suficientes para todo el año y allá es difícil conseguirlos y son muy caros, muchos viven en lugares inhóspitos, entonces les dimos sombreros de ala ancha, les sugerimos que usen pañuelos y mangas largas. Con el paso del tiempo se creó un vínculo, incluso algunos pacientes se atien- den con determinados médicos, hay una buena adhesión y hacemos seguimientos de los casos. Atiendo todas las edades, desde bebitos hasta ancianos. Es muy gratificante ver cómo crecen los vínculos, conocer la realidad del país, dar atención e impartir educación”. Dr. Andrés de Benito, endocrinólogo La primera pesquisa “Creía que iba a encontrar muchos problemas de tiroides por- que antes faltaba iodo, pero no fue así. Sí vi bastante diabetes, sobrepeso y obesidad, así que dimos charlas que fueron muy positivas y les propuse a todos que cuiden sus hábitos alimen- tarios. La pesquisa fue difícil porque mi especialidad depende mucho del laboratorio y allá hay para hacerse los análisis bási- cos. Recurrí al ingenio para adaptarme a resolver con lo que tenía a mano, no podés ponerte en exquisito porque ante todo tratás de ayudar. Es todo un desafío. Sería muy bueno ir una vez al año para mantener una continuidad”. Carmen Teijeiro, Licenciada en Educación De enseñar y aprender “Este es el cuarto año que voy a Molinos. Lo más difícil es generar un cambio cultural. En los talleres para chicos de cuarto a séptimo grado, me enfoco sobre todo en los cuidados básicos de la piel. Ellos escuchan, preguntan y después los nombramos “Guardianes del sol” y se comprometen a divul- gar lo aprendido entre familiares y amigos. Este año agrega- mos charlas en el secundario. Fue muy gratificante, ahí me encontré con chicos que habían ido a mi taller en la primaria que me saludaban y me mostraban orgullosos sus sombreros gastados por el uso que les había dado el año anterior. Se ven mejoras. La sala de espera es fundamental, allí recibo muchas dudas y consultas que luego enriquecen los talleres. Ahí supe, por ejemplo, que los hombres creían que las ecografías eran solo para estudios femeninos y que había que poner énfasis en la lactancia materna. Realizamos jornadas con médicos, agentes sanitarios y pacientes y fuimos a la radio. Hicimos talleres con docentes donde entre todos tratamos de involucrar los temas que nos competen en sus materias. Un profesor me dijo: “creo que trabajé más en este taller que en el profesorado”. La disposición y la apertura son fabulosas, pero hay que poner la energía en la habilidad de comunicar. A los pacientes se los ve ávidos de escuchar, sin embargo hay que insistir en pre- guntar porque a veces callan por timidez. Vamos dejando nuestra huella, pero ante todo, por la calidez con que nos reci- ben y por dejarnos entrar en su cultura y sus hábitos, ellos nos dejan sus huellas a nosotros”. >> EN CIFRAS El viaje sanitario a la localidad de Molinos, en la Provincia de Salta se desarrolló entre los días 23 al 26 de julio del 2014. El grupo de trabajo estuvo con- formado por 8 personas: •Andrés de Benito (Médico Clínico Endocrinólogo – Andrólogo) •María Clara de Diego (Médica Dermatóloga) •Julia Fernández (Médica Residente de 4to año de Dermatología) •María Agustina Fernández (Médica Residente de 2do año de Dermatología) •Fernanda García Vargas (Médica Residente de 4to año de Diagnóstico por Imágenes) •Pablo Reyes (Médico Residente de 4to año de Pediatría) •Carmen Teijeiro (Lic. En Educación) •María Walker (Médica Residente de 3er año de Dermatología) En total, se atendieron a 310 personas divididos en las siguientes especialidades: Dermatología: 183. Pediatría: 53. Endocrinología: 14. Ecografías: 60.

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw