Conexión Andrómaco 25

| 24 | Por las rutas Hace 21 años que Daniel Huaqui trabaja en Andrómaco. Para él, formar parte del laboratorio fue trascendental, “me cambió la vida”, dice con su voz alegre. Huaqui empezó a trabajar como visitador médico allá por 1978 y después de más de una década hizo un giro en su tarea y puso un nego- cio propio, pero no le fue bien. A principios de los años ’90 tuvo que cerrarlo; por suerte un antiguo compañero, Julio Fruto, lo convocó para ingresar a Andrómaco. “Entré hacien- do tres semanas de gira, cubrí durante varios años Esperanza, Rafaela, Gobernador Gálvez, San Justo; ahora mi tiempo se divide en ocho días en Rafaela, dos en Esperanza y el resto del mes visito farmacias de la ciudad de Santa Fe y Santo Tomé, donde vivo”, detalla. De gira se visi- tan todas las especialidades. Daniel calcula que sólo en Rafaela pasa por unas 40 farmacias. “En épocas de línea solar se complica un poco porque además tengo que ver perfumerías y pequeñas farmacias y el tiempo apremia”, cuenta. Pero la demanda y el apuro no quitan tiempo a lo social. “Conozco gente muy interesante, disfruto mucho ¡hasta en plenas vacaciones me fui a comer con un médico de Rafaela!”, cuenta. Huaqui siente que la vida le sonríe: “hace apenas 35 años que estoy casado, viajar tanto hace que el matrimonio cobre más valor, el compromiso se renue- va todos los días”, dice muy contento. Sus hijos tienen entre 32 y 25 años y espera que en algún momento llegue un nieto. “Me gusta estar en la calle, no me veo detrás de un escritorio, soy de los pocos privilegiados que está gustoso en su trabajo”. Adrián Sirro entró Andrómaco por recomendación de Daniel hace tres años y medio. “Me avisaron que ingresaba justo el día de mi cumpleaños, fue un muy buen regalo. Mi papá Daniel Huaqui y Adrián Sirro Cambio de vida también era APM y para mí era un proyecto importante per- tenecer a un laboratorio tan prestigioso”, cuenta. Con Huaqui “un excelente compañero, hasta nos fuimos de vacaciones juntos”, subraya, forman la dupla de la cuenca lechera. Hasta hace poco, eran tres compañeros, pero Julio Fruto tuvo que jubilarse por una grave enfermedad. Ambos lo nombran con un enorme cariño; para ellos sigue siendo uno más. Adrián vive en Recreo y su periplo consta de unas siete loca- lidades entre las que se encuentran Santa Fe, San Justo, San Carlos, Gobernador Gálvez y Coronda. Casado con Marisel, tiene dos hijos: Ayelén de 14 años y Lucas, de 8. Si bien tiene muchas farmacias que visitar, como su circuito comprende un radio relativamente pequeño, apenas pasa dos noches fuera de casa. Este ritmo fuerte pero cerca del hogar le permitió volver a su otra pasión: andar en bicicleta. “Hago ciclismo desde los 17 años. Cuando hacía giras car- gaba la bici en el auto pero me resultaba muy cansador tanto movimiento. Poco tiempo antes de entrar a Andrómaco volví a competir”, recuerda. Mientras amigos, familiares y vecinos duermen la siesta, Adrián se dedica a pedalear: “entreno una hora y media por día, hago una ruti- na organizada con un entrenador y los fines de semana corro con el equipo de ciclismo”, explica. El esfuerzo rindió sus frutos: Adrián Sirro es Subcampeón argentino de ruta de la categoría Master B. Aunque Ayelén perfila a seguir los pasos de su padre, Adrián prefiere no apresurar las cosas: “cuando tiene tiempo sale a entrenar, pero no la apuro, tiene que disfrutar esta etapa, acomodarse en el secunda- rio, ir a fiestas de 15. Como todo, vale la pena cuando uno hace lo que le gusta cuando elige hacerlo”. Y más Son muchas las localidades por descubrir en este rico terri- torio, por eso es preciso organizar un circuito previo y volver para conocer los que quedaron afuera. Por caso, Humboldt se destaca por sus raíces suizas y alemanas; en la granja bio-experimental veterinaria de Colonia Pujol se explican los diferentes proyectos productivos que llevan a cabo con cer- dos, búfalos, cabras, ovejas y caballos. Imperdible su exqui- sito y opíparo desayuno. Además de disfrutar del paisaje, de acceder al interesante proceso productivo lácteo y redescubrir sus sabores, la Ruta de la leche es un viaje al conocimiento de nuestra historia y nuestra riqueza alimentaria. >>

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw