Conexión Andrómaco 25

Con exión Andrómaco | 19 | Noviembre de 2014 Gente en acción pues, no fui un buen padre. Porque estaba permanentemente estudiando, incluso sábados y domingos. Corría para todos lados con un libro debajo del brazo. Me decían “el sobaco ilus- trado” aprovechaba para leer hasta en los viajes. Nunca jugué un partido de fútbol con mi hijo, nunca fui al cine con ellos. Siempre lo hicieron con la mamá. Mariana, mi hija, trabaja conmigo, y el varón es empresario y vive en Estados Unidos. Son excelentísimas personas. El inicio de su carrera fue duro, con poco dinero y muchas corridas. Su familia política lo apoyó incondicionalmente. Sin “Yo me prepare siempre, trabajé, fui profesor, escribí siete libros en colaboración con grandes profesionales y mi mujer me toleró todo”. embargo, su padre, a pesar de ser un hombre de fortuna, nunca le dio un centavo para facilitar su desarrollo. “Mi padre me daba consejos, nunca dinero. Era muy exigente. Una vez le transmití mi voluntad de hacer carrera como investigador en Estados Unidos. Y él no me lo permitió. Me dijo que Argentina había sido muy generosa con nuestra familia. Me recordaba que sus bisabuelos habían llegado a la Argentina sin nada y que el país les permitió establecerse, sobrevivir, y estudiar. Me dijo que era una traición dejar el país. Entonces, me quedé”. Nosotros, los argentinos, agradecidos, Doctor. >>

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw