Conexión Andrómaco 24

Por Laura Haimovichi Con exión Andrómaco | 9 | Junio de 2014 El bullying no es un juego de niños Reflexiones “Gorda”, “feo”, “negro”, son algunas de las palabras que se pueden convertir en insultos en las conversaciones de niños y adolescentes cuando se pelean entre ellos y se quieren herir. Pero, ¿qué pasa cuando deja de ser un caso efí- mero y aislado para volverse algo constante y reiterativo hacia una persona en particular? La palabra bullying es un término anglosajón que hace referencia al hostigamiento entre niños y adolescentes, también conocido como acoso escolar. Desde hace años se viven este tipo de situaciones, pero antes se les restaba importancia, sin considerar el sufrimiento y las consecuencias que podrían tener quienes lo padecían. Sus características son: intencionalidad en la agresión; desequilibrio de poder entre víctima y victimario, entendido como desigualdad física, social, o psicológica; y por último, la repetición, siendo una conducta sistemática y persis- tente a lo largo del tiempo, a diferencia de la violencia escolar, que es ocasional y circunstancial. Existen varios tipos: el físico, el verbal y el social, donde un determinado grupo aísla y discrimina a un individuo en particular. Para que se desarrolle bullying se necesita más que una víctima y un agresor, también participan colaboradores directos que incitan al victimario y espectadores que permanecen pasivos y no toman cartas en el asunto. Sin algunos de ellos, esta modalidad pierde efecto. Por esta razón, todos somos responsables para terminar con estos hábitos dañinos. Este tipo de acoso afecta la conducta de la víctima en un corto plazo: genera baja autoestima, disminuye el rendimien- to académico, afecta el sueño, da fobia a la escuela y suscita dificultad a relacionarse con el otro. Estos comportamien- Un fenómeno mundial que crece cada año y afecta a muchos chicos que, en lugar de encontrar un espacio de aprendizaje y distensión en la escuela, viven allí un sufrimiento constante.

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw