Conexión Andrómaco 24

| 32 | tará una recurrencia. Se considera VVC recurrente cuando se presentan cuatro o más episodios en el curso de un año. La VVC es menos frecuente antes de la menarca y después de la menopausia y mucho más habitual durante la segunda a cuarta década de la vida. Con respecto a la estacionalidad de la VVC, algunos autores afirman que es más asidua durante los meses del verano y también al principio del otoño. La mayoría de los casos de VVC son causados por la cándida albi- cans en un porcentaje que oscila entre el 80-90% , mientras que la Cándida Glabrata, la Cándida Cruzei, la Cándida Tropicalis y sub- tropicalis son responsables en menores proporciones. Sin embargo, la Cándida forma parte de la microbiota normal de la vagina, es un microorganismo que se encuentra tanto en el tracto intestinal como genital de la mujer y puede ser aislada en el tracto genital inferior en el 20% de las mujeres asintomá- ticas sin flujo vaginal anormal. Existen factores predisponentes para la VVC, podemos enume- rar alguno de ellos: 1- Uso de antibióticos 2- Diabetes 3- Embarazo 4- Estados de inmunodepresión 5- Anticonceptivos hormonales 6- Administración de estrógenos 7- Tratamiento prolongado con corticoides 8- El incremento de humedad y calor a nivel vaginal 9- Ropa interior con tejidos sintéticos 10- Hábitos higiénicos inadecuados, especialmente por exceso El cuadro clínico de la VVC se presenta de formas variadas, pero generalmente el síntoma más frecuente es el prurito vulvar agudo y flujo vaginal anormal que habitualmente se describe como blanco, espeso, homogéneo tipo yogur, con placas adhe- ridas a la pared vaginal. La mujer refiere además dolor vaginal, irritación, ardor, y puede estar acompañado de dispareunia y disuria. La vulvovaginitis, (VV) es la inflamación de la mucosa vulvar y vaginal, muchas veces de origen infeccioso, y es uno de los motivos de consulta más frecuente y reiterado en el consulto- rio de ginecología. La vulvovaginitis (VV) se caracteriza por la presencia de flujo vaginal anormal aumentado y persistente, prurito vulvar e irri- tación y olor desagradable. Las causas más comunes de VV son la vaginosis bacteriana (40-45%), la candidiasis vulvovaginal (20-25%) y la tricomoniasis (15-20%), aunque es habitual encontrar vulvovaginitis de etiología mixta. Otras causas menos frecuentes de VV, pero no por ello menos importantes, son la cervicitis mucopurulenta relacionada con la Chlamydia Trachomatis o Neisseria Gonorrhoeae, el Herpes virus simple (HSV), la vaginitis atrófica o el liquen simple crónico o escle- roso, entre otras. La VV es una entidad que generalmente afecta a todas las mujeres en algún momento de la vida, y aunque se considera una afección benigna y relativamente “fácil” de resolver, no siempre es así. La vagina constituye un ecosistema dinámico y la flora vaginal habitual está conformada por lactobacilos y por una gran varie- dad de microorganismos, incluyendo a algunos que, si exceden sus concentraciones habitualmente bajas, pueden transformarse de flora normal de la vagina en patógenos. El microambiente ácido de la vagina, con un Ph que oscila entre 3,8 y 4.4, inhibe el sobrecrecimiento de los gérmenes y, por con- siguiente, este medio ácido junto a la flora vaginal normal son parte de los mecanismos de defensa más relevante contra la colonización vaginal. Otros mecanismos naturales de defensa vaginal son la barrera física que impone el tejido mucoso, la barrera inmunológica humoral y celular y la secreción de moco vaginal. Refiriéndonos especialmente a la vulvovaginitis candidiásica (VVC), esta afecta a las mayoría de las mujeres al menos una vez en la vida y aproximadamente el 50% de ellas experimen- Dr. David J. Fusaro Dr. David J. Fusaro M.N. 68.366 Médico Ginecólogo, Director Médico del Instituto Ginecológico Buenos Aires, Jefe de Servicio de Ginecología del Hospital Universitario Fundación Favaloro Vulvovaginitis Candidiásica Afecta a la mayoría de las mujeres al menos una vez en la vida. Cuáles son los factores predisponentes, cuándo se considera recurrente, cómo diagnosticarla y cómo tratarla según su cuadro clínico.

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw