Conexión Andrómaco 24

Por las rutas Por Virginia Poblet Declarado por la UNESCO como Reserva de Biósfera Andino Norpatagónica en 2007, el corredor meridional que contiene este sen- dero vincula tres provincias de la Patagonia Argentina (Neuquén, Río Negro y Chubut), cinco Parques Nacionales (Lanín, Nahuel Huapi, Los Arrayanes, Lago Puelo y Los Alerces), y a una línea de localidades y comunas conectadas por la emblemática Ruta 40 y sus accesos: Villa Pehuenia, Aluminé, Junín de los Andes, San Martín de los Andes, Villa Traful, Villa La Angostura, San Carlos de Bariloche, Villa Mascardi, El Manso, El Foyel, El Bolsón, Lago Puelo, El Hoyo, Epuyén, Cholila, Villa Lago Rivadavia, Villa Futalaufquen, Esquel y Trevelin. En total, será un recorrido de unos 570 km. Hasta el momento, son cuarenta y dos las etapas habilitadas, todas señalizadas y son, en su gran mayoría, de baja y media dificultad para que lo puedan realizar la mayor cantidad de visitantes posibles. Elaborado sobre huellas y senderos preexistentes que se integran entre sí, Huella Andina invita a acercarse a conocer la variedad y la riqueza de nuestra Patagonia, donde se aprecian lagos inmensos, volcanes, bosques de araucarias, de alerces, de arrayanes, de coihues. Algunas de las etapas culminan en ciudades, otras en campings o refugios. Como también trasponen territorios fiscales y privados, en algunos recorridos hay que abrir y cerrar tranqueras, otros atraviesan comuni- dades originarias donde se pueden disfrutar y adquirir sabores y textu- ras propios de la zona. En todos, se requiere de un registro obligatorio en la intendencia más cercana de Parques Nacionales o en la seccional del guardaparque. Cada quien decide cuáles y cuántas etapas hacer en su viaje, eso dependerá de las ganas de caminar, el estado físico y si gusta o no acampar. Los itinerarios están numerados para ordenar la información, Con exión Andrómaco | 21 | Junio de 2014 Para introducirse de lleno en la deslumbrante naturaleza de los andes patagónicos, escuchar sus sonidos y sus silencios, respirar los aromas de la tierra, palpar las texturas del ambiente, observar y admirar la increíble belleza de sus paisajes, conocer y desarrollar a las comunidades locales mediante los principios del turismo sustentable, se creó Huella Andina, el primer sendero de gran recorrido de la Argentina.

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw