Conexión Andrómaco 24

biarlo por uno más apropiado para su profesión. Pero el Dr. Baliña la apoyó y no la dejó renunciar, logrando recibirse con el proyecto que se había propuesto. Supo trasladar la admiración que sentía por la enfermería a su entorno. Tanto que su hija María Magdalena, siguió la carrera y se dedicó con entrega al trabajo. “AHORA TRATAREMOS A SU ALTEZA REAL” “El profesor transmite un conocimiento. Un maestro transmite con su vida. Y él era eso. Sus compañeros de camada y mis con- temporáneos lo recordamos así. Como un hombre sin doble- ces, un hombre íntegro”, afirma el Dr. Valdez. Poseía una especial sensibilidad por los pacientes con lepra, que eran los más olvidados y discriminados. Los trataba como a los mejores de la sociedad y cuidaba el pudor de la persona cuando | 16 | “Tal vez éste sea el punto focal desde donde vivió y convivió. Un cristiano en el mundo, que sabía buscar el rostro de Cristo en sus hermanos, en sus pacientes y en sus amigos”. El día de la ordenación sacerdo- tal de su hijo Jose María Junto a uno de sus 33 nietos

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw