Conexión Andrómaco 23

| 32 | alergia bronquial, como a veces se los termina rotulando. Esto puede llevar a retrasar el inicio del tratamiento que tiene la potencialidad de revertir los síntomas, normalizar la función pulmonar y principalmente, evitar las consultas a guardias, las internaciones y la morbimortalidad del asma. Otra barrera es la creencia de que la enfermedad se inicia siempre en la infancia: hay pacientes que debutan cuando son expuestos ocupacional- mente a desencadenantes o en eventos como el embarazo o la menopausia. ESTUDIOS Y TRATAMIENTO El diagnóstico de asma se confirma y la enfermedad se estadifi- ca con la realización de la espirometría. En toda persona que presenta cuadros de broncoespasmo es útil realizar la medición de la función respiratoria para confirmar si existe la obstruc- ción y medir su gravedad. Como esta afección se caracteriza porque la obstrucción bronquial es variable, un paciente puede tener espirometría normal si está fuera de crisis y presentar obstrucción cuando se encuentra sintomática. Hay personas en que la percepción de los síntomas está divorciada de la magni- tud de la obstrucción bronquial; son los que requieren mayor seguimiento y vigilancia. Muchos estudios demuestran que los asmáticos están habitua- dos a convivir con síntomas respiratorios, a perder días de tra- bajo por los síntomas o a limitar su actividad (evitando el ejer- El asma es una enfermedad común que afecta entre el 1 al 18% de las poblaciones. En Argentina, según datos del estudio ISAAC, el 8 % de los niños entre 13 y 14 años sufren de asma. El mecanismo causante del asma es la inflamación crónica del teji- do epitelial que recubre las vías aéreas. Esta inflamación produce hiperreactividad de los bronquios y vías de menor calibre. Clínicamente causa obstrucción con síntomas de tos, falta de aire, cerrazón de pecho y ronquidos o sibilancias audibles. El grupo cada vez más afectado en todo el mundo son los niños entre 5 y 17 años. Los síntomas pueden presentarse ante estímulos como las infecciones virales, la exposición a aeroso- les, cambios bruscos de temperatura o la actividad física. La presencia de síntomas nocturnos es un indicador de que la enfermedad no está controlada. El impacto más claro se da en el ausentismo escolar. Parece afectar principalmente a los pequeños de los centros urbanos y a los grupos socioeconómi- cos más vulnerables. Mientras que el 70% del asma en niños tiene síntomas de aler- gia acompañantes, en adultos puede no asociarse a alergia en la mitad de los casos. Generalmente, la rinitis crónica y el reflujo gastroesofágico acompañan o empeoran los síntomas. Cuando una persona consulta con cuadros de obstrucción bronquial y semiología que sugiere broncoespasmo, el diag- nóstico de asma tiene que considerarse como uno de los más frecuentes y no como cuadros de bronquitis a repetición o Dr. Alejandro J. Videla Dr. Alejandro Videla Médico Neumonólogo, Hospital Universitario Austral MN 85057, MP55387 El asma y el broncoespasmo en adultos y niños, una epidemia que podemos controlar.

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw