Conexión Andrómaco 23

Por las rutas Por Virginia Poblet Al límite con la provincia de Córdoba, al Noreste de San Luis, la Villa de Merlo es uno de los pocos sitios que ofrece diver- sión y relax para todos los gustos, edades y presupuestos. Hace mucho que sus hermosos entornos naturales y su aire limpio como después de una lluvia atrajeron a los seres humanos. Ya en la era precolombina los indios comechingo- nes consideraban este lugar como un centro energético digno de morar y respetar. Bastante después, entre 1720 y 1727, cuando todavía había que atravesar tierras inhóspitas y su acceso era difícil, se instalaron los primeros colonos en los alrededores de la Capilla de Nuestra Señora del Rosario, en Piedra Blanca, y en 1797 obtuvieron su fundación oficial. Aún hoy siguen llegando personas de distintos puntos del planeta dispuestos a vivir en su atmósfera excepcional. MICROCLIMA Basta respirar en Merlo para sentirse mejor. Efectivamente, su secreto está en el oxígeno. Cuatro son los factores que se interrelacionan para considerar a la Villa como uno de los pocos microclimas naturales del mundo. Debido al desinte- Un cielo límpido recortado entre las sierras, aire diáfano que brinda beneficios a la salud, temperatura templada casi todo el año y una variada oferta de atractivos tanto para quienes buscan la aventura como para los que procuran descansar, hacen que Merlo, San Luis, sea uno de los destinos turísticos preferidos de la Argentina. Con exión Andrómaco | 21 | Septiembre de 2013

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw