Conexión Andrómaco 22

Con exión Andrómaco | 9 | Abril de 2013 Entrenar para El Cruce Como todos los días, Virginia Galvez corre. Es jueves por la mañana. Hace calor, enero es difícil en Buenos Aires. Ella da vueltas al lago de Palermo, sus dos hijos juegan en el parque. Se corren uno al otro, se sientan, buscan ramitas y piedras. Cada varios minutos, Virginia vuelve a pasar y sin bajar el ritmo les pregunta: “¿Todo bien?”. Ellos responden que sí con entusiasmo, la saludan y siguen con sus cosas. Están acostumbra- dos. Ya sea en Grand Bourg, donde viven, en Palermo o en cualquier otro lugar, mamá sigue con su rutina y ellos muchas veces la acompañan. Sobre todo en vacaciones. Virginia elonga, los chicos dan vueltas a su alrededor, Valentina le pide permiso para comer las galletitas del auto, Lautaro pregunta si cuando termine pueden ir a andar en las bicicletas acuáticas. Tranquila, sin dejar de ejercitarse, ella responde a todo y les aclara que después tiene que continuar en la pequeña barranca, que está unos metros más lejos, arriba, abajo y otra vez arriba. Así se entrena para El Cruce Columbia 2013, la carrera de 100 km que consiste en cruzar los Andes en tres días, uniendo la Argentina y Chile, en la que Virginia participa junto con Sofía Cantilo, su compañera de equipo. “El entrenamiento fuerte es hasta dos semanas antes de la carrera. Esto se hace para que el cuerpo descanse, se ponga rápido y a punto para rendir al máximo el día de la competencia”, explica Virginia Galvez, profesora nacional de Educación Física y entrenadora de equipos seleccionados, sin jadear a pesar de haber dado ya dos vueltas al lago, solo para calentar, con la misma cadencia respiratoria de cualquier mortal que hubiera ido a atender la puerta. Sana constancia Todos los días, se levanta antes de las 7 de la mañana y refuerza su desayuno con hierro y un suplemento vitamínico para corredores. Se aplica protector solar, toma su cinturón de hidratación con dos botellitas de Por Virginia Poblet La proeza de cruzar los Andes Disciplina, voluntad y determinación, tres claves fundamentales para enfrentar un gran desafío. Para llegar a punto a El Cruce Columbia 2013 se requiere un entrenamiento férreo y constante que pocos atletas pueden lograr y que Virginia Galvez, corredora de élite, conoce en detalle. Reflexiones en pràctica

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw