Conexión Andrómaco 22

| 22 | La función más importante de la piel es la formación de una barrera cutánea (BC) entre el interior y el exterior del organismo. Esta barrera se localiza principalmente en el estrato córneo, com- puesto por células ricas en proteínas y lípidos intercelulares. ¿Por qué es importante mantener la integridad de la barrera cutánea? Porque cualquier modificación en la diferenciación epidérmica y en la composición de las estructuras lipídicas provocará diver- sas alteraciones dermatológicas. Para mantener la integridad celular, la piel tiene estructuras localizadas en la región más apical de las células epiteliales y endoteliales denominadas uniones estrechas, cuya función se ve comprometida ante los cambios en la expresión o localización de las claudinas. Estas proteínas son las encargadas de regular la permeabilidad y mantener la polaridad celular. ¿Las mucosas forman parte de esta barrera? Desde ya, el concepto de BC no solamente incluye a la piel, sino también a las mucosas presentes en tracto intestinal, tracto respiratorio y mucosa urogenital; por esta razón, también se considera a estas mucosas como órganos barre- ra, cuyas funciones dependerán de su integridad epitelial, el rol del sistema inmune innato y adquirido y de la presencia de microorganismos en su superficie. La función de la BC es fundamental para la vida. Existen múltiples y variados factores que regulan su formación. Entre los factores favorecedores, podemos nombrar a las citoquinas IL-1, IL-1ß, IL-6; los factores de crecimiento y los bajos niveles de calcio en el estrato córneo, entre otros. Entre los factores antagonistas a la formación de una BC normal, destacamos a la testosterona y el óxido nítrico. En la psoriasis, como enfermedad inflamatoria crónica con una amplia variabilidad clínica y evolutiva, se producen alteraciones en la integridad y funcionalidad de la BC que desencadenan estados hiperproliferativos. ¿Cómo participa la barrera cutánea en la fisiopatolo- gía de la psoriasis? Frente a estos estados las defensinas, que son quimotácticas para células inflamatorias, pueden aumentar la propensión para un estímulo mayor de una respuesta inmune, incluso ante estímulos menores. Es así como los polimorfismos genéticos intervienen y determinan en la psoriasis las alteraciones de la BC, la disfunción del sistema inmune innato y adquirido, y los fenómenos vasculares asociados a esta enfermedad. El cuidado de la piel no se trata únicamente de mantener su apariencia de suavidad y tersura, sino que es importan- te poder asegurar su plasticidad y conservar la integridad de la barrera cutánea. ¿Cuál es la función que cumple nuestra piel? Como el órgano más extenso del cuerpo humano, nuestra piel nos protege tanto de los efectos mecánicos y externos, como así también de los físicos, químicos y microbianos. Estas funciones son realizadas a través de su impermeabilidad, resistencia y fle- xibilidad. Asimismo, actúa en mecanismos más complejos como la regulación de la temperatura corporal a través de las glándulas sudoríparas y los capilares. ¿Cómo está constituida? Su estructura anatómica está formada por la epidermis, capa que contiene los queratinocitos, los melanocitos y las células de Langerhans que forman parte del sistema inmunológico. La dermis, formada por fibroblastos y sus productos, las fibras colágenas y elásticas, que le dan resistencia y elasticidad a la piel. Además, los vasos sanguíneos, linfáticos, filetes nerviosos, diversas células con funciones inmunológicas, glándulas sudo- ríparas, folículos pilosebáceos y receptores sensoriales. Más profundamente, la hipodermis, que es tejido graso con vasos sanguíneos y linfáticos, y troncos nerviosos. La barrera cutánea Dr. Fernando M. Stengel Dr. Fernando M. Stengel Médico Dermatólogo Fundador y Presidente de la Fundación Cáncer de Piel MN 37.422 Adone Baroni et al. Structure and function of the epidermis related to barrier properties. Clin Dermatol (2012) 30, 257–262.

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw