Conexión Andrómaco 21

Con exión Andrómaco | 9 | Diciembre de 2012 Realizar una proeza implica haber hecho todo lo posible para alcanzar una meta. Incluso más de lo que nos imaginamos capaces. Significa plantearse un objetivo, planificar cómo alcanzarlo y esforzarse día a día para cumplir los pasos pre- vistos, sin detenerse ante los obstáculos que aparecen o abandonar cuando el panorama es adverso. Entender que la disciplina, la constancia y la determinación son claves para superarse, que cada nuevo centímetro recorrido, conocimiento obtenido o segundo ganado es un triunfo de nuestro temple aguerrido. Que la inteligencia es aliada para aprender de cada paso dado, no repetir los errores y vivir con alegría el momento. No se trata de grandes triunfos, se trata de la proeza que muchos realizan a diario para alcanzar una meta: superarse a sí mismos. La proeza antes de la proeza. Encontrar personas que no bajan los brazos ante los desafíos y disfrutan de cada paso recorrido es siempre gratificante y despiertan interés acerca de los secretos que encierran sus individualidades, qué las motiva a dedicar tiempo y energía a alcanzar duras metas además de atender su familia, su trabajo, sus amigos. Personas como Virginia Galvez, corredora de élite, que se prepara para cruzar una vez más los Andes. Profesora Nacional de Educación Física y entrenadora de equipos seleccionados, planifica estar en el Cruce Columbia 2013, una carrera de 100 km en tres días que une la Argentina y Chile que organiza el club de corredores (clubdecorredores.com ). Para semejante hazaña es preciso estar capacitado, entrenar mucho y cuidarse. Pero además de prepararse para esa travesía que hará el próximo febrero, ella tiene muchas otras Por Virginia Poblet La proeza antes de la proeza Todo gran objetivo que se cumple tiene un largo camino recorrido. La perseve- rancia, la pasión y la voluntad son primordiales para alcanzar grandes metas. Reflexiones

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw