Conexión Andrómaco 21

Con exión Andrómaco | 27 | Diciembre de 2012 Definición de ASMA, niños y adolescentes: “Crisis repetidas de obstrucción de las vías respiratorias y sínto- mas intermitentes de mayor reactividad de dichas vías aéreas a factores desencadenantes, como el ejercicio, exposición a alér- genos e infecciones virales”. n Definición difícil de aplicar con seguridad a lactantes y niños en edad preescolar, los cuales presentan episodios recu- rrentes de tos, sibilancias o ambos. n Son habituales a esta edad y el 60% de estos desaparecen al entrar a la escuela primaria. Epidemiología n El asma afecta aproximadamente a un 7,2 % de la población mundial. n La prevalencia del asma está en aumento. n La mortalidad es un evento raro, pero también está en aumento. n El asma es una enfermedad multifactorial, en la cual inter- vienen variados elementos predisponentes y exacerbantes. El asma y la rinitis alérgica son dos afecciones inflamatorias n Asma: Trastorno inflamatorio crónico en el que la exposi- ción a diversos estímulos provoca la obstrucción de las vías res- piratorias y la limitación de la circulación de aire. n Rinitis alérgica: Trastorno inflamatorio mediado por la IgE en el que la exposición de las membranas nasales a los agentes alergénicos lleva a la manifestación de síntomas nasales. Resumen La rinitis alérgica y el asma son trastornos inflamatorios que han sido vinculados desde el punto de vista epidemiológico, fisiopatológico y terapéutico como una “enfermedad de una única vía respiratoria”. Se recomienda una estrategia combinada para el manejo de la rinitis alérgica y el asma concomitantes. Los síndromes clínicos de las infecciones respiratorias agudas en los niños (laringitis, traqueobronquitis, bronquiolitis y asma infantil) se ven beneficiados, en la práctica cotidiana del consul- torio pediátrico, con el uso de corticoides orales junto con otros fármacos. Y la Betametasona, por su mayor potencia de acción, antiinflamatoria y antialérgica, por su ausencia de acción mine- ralocortioidea, por su eficacia en tratamientos breves y su vida media prolongada es, sin duda, una herramienta de gran ayuda para estas patologías, tan frecuentes, molestas y potencialmente graves, que día a día aumentan su prevalencia en nuestros con- sultorios y preocupan de manera importante y justificada a los padres. Frecuentemente encontramos pacientes con asma que presen- tan una recurrencia de su cuadro, y necesitan el uso de nebu- lizaciones con gotas de broncodilatadores o aerosoles y la indicación de corticoides para controlar el cuadro. Es cierto que los corticoides usados en forma crónica y sos- tenida, más allá de los 14 a 30 días pueden producir efectos adversos, como retención de líquidos, acné, gastritis, altera- ciones hormonales, etc. La indicación en el asma agudo en la mayoría de los casos es por períodos cortos que van de 3 a 7 días, lo que aleja estos efectos indeseables. Mucho es lo que se habla y opina acerca de estos nobles fármacos, pero usados en forma adecuada tanto en dosis como en tiempo no producen incon- venientes y realmente salvan vidas. Cuando un niño sufre de asma el pediatra tiene que enseñar acerca del manejo inicial del cuadro en el hogar (uso de nebu- lizaciones o aerosoles y corticoides en el comienzo de las crisis). Evitará de esa manera que el cuadro progrese rápidamente y permitirá la consulta oportuna con el niño seguramente en mejor estado general. La salud y pronta recuperación del niño se lo agradecerán. <<

RkJQdWJsaXNoZXIy NDA0NDEw